8 de diciembre de 2013

xx


esperaré sentada en el asfalto
de la carretera que juntos
prometimos construir

la superficie está húmeda todavía
y tus huellas son visibles aún
hasta el infinito
o hasta donde me alcanza la vista
que
en caso práctico
es lo mismo

me pone enferma este olor quemado
y la náusea es una constante
inalterable

¿volverás algún día
cuando la luz en el horizonte
se vuelva del color inimaginable
de la locura?

volverás quizás cuando ya no te espere
cuando la inercia me obligue a
quedarme aquí sentada
y me haya olvidado del vapor caliente

levantando la vista te observaré
desconcertada
preguntándome entonces
quién eres

-quién soy-